Internacionales

Politics Consulting | JESÚS SILVA: Venezuela a un paso de Pearl Harbor con EEUU

Jesús Silva R

Para que Estados Unidos invada militarmente a Venezuela necesita una excusa, no porque le falte poder de fuego para proceder sin argumentos, sino porque con la excusa la invasión sería menos costosa políticamente dentro del país del norte y sus aliados.

Cuando Japón atacó la estadounidense base naval de Pearl Harbor el 7 de diciembre de 1941, le regaló la excusa perfecta a Washington, que hasta esa fecha no había querido intervenir directamente en la segunda guerra mundial (y dejaba a los soviéticos pelear solos contra el nazifascismo)

Jesús Silva R

Para que Estados Unidos invada militarmente a Venezuela necesita una excusa, no porque le falte poder de fuego para proceder sin argumentos, sino porque con la excusa la invasión sería menos costosa políticamente dentro del país del norte y sus aliados.

Cuando Japón atacó la estadounidense base naval de Pearl Harbor el 7 de diciembre de 1941, le regaló la excusa perfecta a Washington, que hasta esa fecha no había querido intervenir directamente en la segunda guerra mundial (y dejaba a los soviéticos pelear solos contra el nazifascismo).

La respuesta de EEUU al ataque japonés forma parte de la historia universal, sendas bombas nucleares fueron lanzadas contra Hiroshima y Nagasaki y el país del sol naciente quedó destruido. Poco después el emperador nipón manifestó su rendición incondicional y absoluta ante el Imperio yanqui. Japón nunca más volvió a ser una nación guerrerista.

En Venezuela se vive un escenario parecido, salvando distancias históricas, cuando componentes de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana están a riesgo de enfrentarse a fuerzas de EEUU con ocasión del envío a nuestro país de un grupo de barcos cargados de gasolina desde la República Islámica de Irán. En efecto Caracas y Teherán tienen derecho soberano a desarrollar relaciones sin interferencia extranjera pero para el imperialismo estadounidense prevalecen sus propias leyes internas y como se sabe tanto la República Bolivariana como la Nación Persa están sancionadas y bloqueadas por el gobierno de Donald Trump, lo cual ahora se invoca para el uso de la fuerza e impedir que la ayuda iraní desembarque en suelo venezolano.

Valiente es Irán al entrar en esta confrontación directa contra la máxima potencia mundial en nombre de la solidaridad con Venezuela. Este gesto heróico debe advertirle al gobierno de Maduro los reales niveles de apoyo con los que cuenta dentro del elenco de países aliados. No cualquiera manda barcos que están amenazados de ser destruidos o interceptados por EEUU